Cómo solucionar la lentitud de Windows 10/11

Hoy les mostraré qué hacer si su Windows 10 o Windows 11 se está ejecutando extremadamente lento. La primera solución que siempre deben considerar es actualizar su sistema operativo Windows. Esto es muy importante porque a veces las últimas actualizaciones solucionarán sus problemas. Presionen el botón de Windows, hagan clic en el ícono de configuración y luego diríjanse a «Actualización y seguridad» en el panel izquierdo. A continuación, hagan clic en el botón azul de «Buscar actualizaciones». Windows intentará escanear las últimas actualizaciones, descargarlas e instalarlas automáticamente. Luego pueden verificar si el problema todavía persiste.

Otra solución útil es actualizar los controladores. Para hacer esto, hagan clic derecho en el botón de Windows, seleccionen «Administrador de dispositivos» en la lista de opciones y luego asegúrense de expandir cualquier dispositivo problemático que aparezca con un signo de exclamación en este lugar. Expándanlas, hagan clic derecho en ellas y luego seleccionen «Actualizar controlador». Después, hagan clic en «Buscar automáticamente controladores» y Windows intentará encontrar los mejores controladores disponibles en su PC. Luego pueden verificar si el problema todavía persiste.

En tercer lugar, también pueden desactivar procesos de alto rendimiento. Para hacer esto, hagan clic derecho en el botón de Windows, seleccionen «Administrador de tareas» en la lista de opciones y, si tienen algún proceso que parezca problemático en términos de memoria o CPU, hagan clic derecho en él y seleccionen la opción «Finalizar tarea». Luego pueden verificar si el problema todavía persiste.

Además, pueden habilitar la opción de inicio más rápido. Para hacer esto, presionen el botón de Windows, luego escriban «plan de energía» y hagan clic en «Editar plan de energía» en los resultados de búsqueda. Luego hagan clic en «Opciones de energía» y seleccionen «Elegir las funciones que hacen los botones de encendido/apagado» en el panel izquierdo. A continuación, hagan clic en «Cambiar configuración que están actualmente no disponibles» y asegúrense de que el botón de «Inicio rápido» esté marcado. Guarden los cambios, reinicien su computadora y verifiquen si el problema todavía persiste.

Relacionado:  Cómo borrar caché en Windows 11 (Limpiar tu PC/Laptop)

Por último, otra solución útil es realizar un arranque limpio. Para hacer esto, presionen el botón de Windows, escriban «msconfig» y seleccionen «Configuración del sistema» en los resultados de búsqueda. Luego, hagan clic en la pestaña de «Servicios» y marquen la casilla junto a «Ocultar todos los servicios de Microsoft». A continuación, hagan clic en el botón «Deshabilitar todo». Luego, vayan a la pestaña «Inicio» y abran el Administrador de tareas. En este lugar, desactiven todas las aplicaciones innecesarias que puedan estar causando problemas con el rendimiento y asegúrense de cerrar esta ventana. Hagan clic en «Aplicar» y «Aceptar» para guardar los cambios y reinicien su computadora para verificar si el problema todavía persiste.

Y eso es todo, ¿qué simple, verdad? Por supuesto, si este artículo les fue útil, asegúrense de hacer clic en el botón de «Me gusta» y suscribirse a nuestro canal para obtener más contenido de calidad. Gracias por leer.

Aquí puedes seguir el vídeo tutorial