Cómo ejecutar aplicaciones no compatibles con Windows 10

Hoy vamos a hablar sobre cómo ejecutar aplicaciones que no son compatibles con Windows 10. Sé que este es un caso muy raro, ya que muy pocas aplicaciones no son compatibles con Windows 10, pero en ocasiones puedes encontrarte con alguna de estas aplicaciones en tu uso diario. Si no puedes ejecutar esas aplicaciones, debes saber cómo hacer que funcionen en tu sistema operativo Windows.

Paso 1: Comprobar la compatibilidad

Primero, haz clic derecho en la aplicación y selecciona «Propiedades». En la pestaña «Compatibilidad» podrás comprobar si tu programa tiene algún problema. Te sugiero que ejecutes el solucionador de problemas de compatibilidad, ya que es muy probable que te diga que el programa que estás intentando usar en Windows 10 no es compatible. Sin embargo, este solucionador de problemas también puede ofrecerte soluciones o alternativas si la solución dada no funciona.

Paso 2: Ajustar las configuraciones de compatibilidad

Si el solucionador de problemas no funciona, puedes probar a ejecutar el programa en modo de compatibilidad con una versión anterior del sistema operativo. Para hacer esto, selecciona la versión correspondiente en la pestaña de compatibilidad y haz clic en «Aplicar» y «Aceptar». Esto puede funcionar en algunos casos, pero no siempre.

También te recomendaría desactivar las optimizaciones de pantalla completa y ejecutar el programa como administrador. Esto puede ayudarte mucho. Además, puedes cambiar la configuración de alta DPI para solucionar problemas de escalado en lugar de utilizar la configuración de Windows.

Relacionado:  Invertir dirección de desplazamiento del mouse en Windows 11

Algunas aplicaciones simplemente no están diseñadas para ejecutarse en este sistema operativo, o pueden ser versiones antiguas que no funcionan correctamente. En estos casos, puedes intentar reducir el modo de color y ejecutar el programa en una resolución más baja. Esto puede solucionar algunos problemas.

Asegúrate también de tener todos los permisos necesarios para la aplicación. No afectará directamente la compatibilidad, pero es importante tener la capacidad de modificar, leer y escribir los archivos dentro del programa.

Paso 3: Usar una máquina virtual

Si no logras hacer funcionar el programa en Windows 10, siempre puedes utilizar una máquina virtual. Las máquinas virtuales te permiten ejecutar programas que no son compatibles con tu sistema operativo. Puedes instalar una máquina virtual con Windows XP, Windows Vista o incluso Windows 2000 para ejecutar el programa. También puedes instalar una máquina virtual con Mac OS o Linux para ejecutar programas que no son compatibles con Windows 10.

Espero que este artículo te haya brindado información útil y que hayas logrado hacer funcionar ese programa que no se podía ejecutar en Windows 10. ¡Hasta la próxima!

Aquí puedes seguir el vídeo tutorial