Resolviendo el problema de congelamiento o retraso del cursor en Windows 11. (90 caracteres)

En este artículo les mostraré un tutorial rápido para resolver el problema de congelamiento, retraso o falta de respuesta del cursor del mouse en su computadora con Windows 11. Este proceso debería ser bastante sencillo, así que sin más preámbulos, comencemos.

Paso 1: Actualizar los controladores del mouse

Lo primero que les recomiendo hacer es abrir el menú de búsqueda y buscar Administrador de dispositivos. Cuando aparezca el mejor resultado, ábranlo. Deben expandir la sección Ratones y otros dispositivos señaladores y luego hacer clic derecho sobre su mouse (puede tener un nombre diferente si es un mouse de fabricante o genérico). A continuación, seleccionen Actualizar controlador y elijan Buscar automáticamente software de controladores actualizados. Si hay alguna actualización disponible, se instalará automáticamente. En caso contrario, también pueden buscar actualizaciones en Windows Update. Para ello, seleccionen Buscar actualizaciones dentro del Administrador de dispositivos. También pueden intentar hacer clic derecho sobre el controlador del mouse nuevamente y seleccionar Actualizar controlador, pero esta vez elijan Examinar en mi equipo en busca de controladores y luego Permitir que elijan de una lista de controladores disponibles en mi equipo. Si tienen un controlador específico de su fabricante, selecciónenlo; de lo contrario, elijan uno genérico. Hagan clic en Siguiente y, una vez finalizado, cierren la ventana.

Paso 2: Probar diferentes puertos USB y mouse

Si aún tienen problemas, pueden intentar conectar el mouse a otro puerto USB de su computadora. Desconéctenlo de un puerto y prueben en otro. También pueden probar con otro mouse completamente diferente para ver si el problema persiste.

Relacionado:  Cambiar la impresora predeterminada en Windows 11: tutorial rápido

Paso 3: Compatibilidad de la aplicación

Si encuentran una opción que se refiere al puntero o point en el administrador de tareas (paso 2), pueden hacer clic derecho sobre ella, seleccionar Propiedades y luego ir a la pestaña Compatibilidad. Activen la casilla Ejecutar este programa en modo de compatibilidad para y elijan Windows 7 o Windows 8 en el menú desplegable. Hagan clic en Aplicar y luego en Aceptar. Esto podría solucionar el problema si se trata de una incompatibilidad de la aplicación.

Otros consejos

Además de los pasos anteriores, les sugiero asegurarse de que no haya obstrucciones en la parte inferior de su mouse, como plástico o envoltorios. Limpíenlo si es necesario y asegúrense de utilizarlo en una superficie adecuada para un deslizamiento suave. Si su mouse es nuevo, verifiquen si tiene algún material de protección que deban retirar. Recuerden que si el problema persiste, puede ser un problema físico del mouse que requerirá un reemplazo.

Espero que este artículo haya sido útil y que hayan podido resolver su problema. ¡Gracias por leer y nos vemos en el próximo tutorial! ¡Hasta luego!

Sigue los pasos en vídeo