Otro aspecto a tener en cuenta es el procesador. Dota es un juego que consume muchos recursos del procesador

por lo que es importante contar con uno potente. Se recomienda un procesador de al menos 4 núcleos y una velocidad de al menos 3 GHz. Marcas como Intel o AMD ofrecen modelos de gama media con estas características.

Relacionado:  Configura Dota para jugar en red local